jueves, 8 de septiembre de 2016

INTELIGENCIA EMOCIONAL Y FORMACIÓN


  Es evidente la presencia de la educación emocional en todos los ámbitos educativos, desde Twitter hasta paquetes ofertados por las editoriales. Desde hace varios años la educación emocional está presente en programas escolares, proyectos, e incluso en algún apartado de los libros de texto.
  La educación emocional siempre me ha llamado la atención, imagino que al igual que cualquier profesional que trabaje en contacto directo con personas y más concretamente en educación. Sin embargo, consideraba que no tenía la formación suficiente para tratar el tema en el aula, algún libro había pasado por mis manos, pero no me sentía con la valentía (ni formación) suficiente como para trabajar un tema tan delicado (las emociones; nada más y nada menos) en mi aula. El aula, ese espacio en el que hay que tener todo programado y preparado pero de forma flexible, ese lugar donde no se puede dejar lugar a la improvisación sin más, cuánto menos a la experimentación con algo tan importante.
   Empecé a curiosear, a leer, entretanto apareció "INSIDE&OUT" (DEL REVES), muy bien, pero     ¿ era eso? ¿cinco emociones en una película y ya?, vi muchos otros cortos que circulan por la red en torno al tema, pero  no podía ser tan fácil, ¿cómo lo enfoco?, ¿cómo lo trabajo de forma significativa? y cientos de dudas más rondaban mi cabeza, así que comencé  mi investigación  sobre el tema, me preguntaba dónde formarme, dónde cubrir esa carencia que como tutora sentía, y mientras tanto iba leyendo todo libro que sobre cerebro y/o emociones caía en mis manos, empezando, por supuesto, por Goleman. Visité las webs de decenas de universidades e  hice llamadas a centros de formación con siglas insospechadas.  Mis averiguaciones no pudieron ser más frustrantes: aunque la educación emocional está presente en los contextos educativos, no existe  en la actualidad ninguna enseñanza reglada por el Ministerio de Educación.
  En España existen escasos títulos de Master sobre inteligencia emocional, ofertados por diferentes universidades, pero ninguno reconocido por el Ministerio de Educación ni la ANECA,  es decir, hablamos de másters con un  coste muy elevado pero cuyo único aval es el nombre de la universidad, por lo tanto sin reconocimiento "EEES", lo que quiere decir que no tienen validez en el territorio europeo. Existen sin embargo, muchos cursos, o cajas registradoras escondidas bajo una titulación con mucho renombre y dudosa valía.
    Dado que la formación emocional es tan importante: " La capacidad de sentir emociones y sentimientos es esencial en el proceso de maduración del cerebro humano y este tema es hoy central en los estudios más avanzados de computación y enseñanza acerca de cómo piensan los humanos" (Mora: Neuroeducación . Alianza, 2013.), y dado que, tanto en las revistas de educación como en las diferentes webs educativas se aborda la importancia de educar a los alumnos en emociones, en inteligencia emocional, ¿cómo es posible este vacío de formación para profesores y maestros?, y lo que para mí es peor, ¿ los profesionales de la educación tienen que pagar por una formación  por ausencia de oferta formativa por parte de la administración?.
 Ocurrió con la LOMCE, aparecieron los estándares, las competencias, las rúbricas, y ¿quién nos formó en eso? . La oferta educativa no cubría la demanda, cada uno se formó como pudo y el que no se formó ... pues tampoco pasa nada (un obsoleto vigente que cobra como los demás). La formación vino después de la ley. No me imagino que  un médico le pongan a operar con láser y luego le den el curso, pero  educación es otra cosa, en educación, en este país, todo vale.
  Yo, por mi parte, he tomado mis medidas para formarme, he leído y releído y este curso por fin, llevaré la educación emocional a mi aula, porque ahora me siento con una mínima seguridad para hacerlo.
  Para los que estéis interesados, o perdidos en el tema, os dejo los recursos que más me han ayudado en este periplo personal:

  • Francisco Mora Teruel : NEUROEDUCACION. Alianza, 2013.: Fundamental  para conocer cómo funciona el cerebro del niño y  la estrecha relación entre emoción y aprendizaje.



  • Rafael Bisquerra y otros: INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EDUCACIÓN. Síntesis editorial, 2015.








1 comentario:

  1. Es un tema muy interesante y necesario que debemos incorporar cada vez más en educación, desde la educación básica hasta la superior, ya que de lo contrario, seguiremos viviendo una cultura de violencia, de intolerancia, etc. En terapia de pareja, de alguna manera, vamos ayudando a cubrir más o menos las carencias que hay en educación y que nos interesa que de ahí se pueda expandir a l@s hij@s, las familias, etc.

    ResponderEliminar